colegiacionessanidad ópticasformaciónAula Virtual COOCVMemoria de Actividades 2018convenios colectivosadministracióninformación para colegiadosAcceso directo a Bonificaciones CuotaOfertas de ServiciosPago Cuota de Entrada

ESTUDIO "VISIÓN Y CONDUCCIÓN": 3 DE CADA 10 CONDUCTORES PONEN EN RIESGO SU VIDA Y LA DEL RESTO DE USUARIOS DE LA CARRETERA POR NO VER CON NITIDEZ AL VOLANTE

La campaña “La seguridad vial empieza por una buena visión” tiene como objetivo principal trasladar el mensaje de concienciación a la población española sobre la importancia de una buena visión para mejorar los índices de seguridad vial. Por este motivo, Essilor, la Fundación Española para la Seguridad Vial y el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universitat de València, han realizado un macroestudio que pone de relieve el papel fundamental de la visión en la prevención de los accidentes de tráfico.

La investigación ha consistido en evaluar la salud visual y algunos hábitos de conducción de 3.200 conductores. Capacidades vitales para la conducción como la agudez visual binocular de lejos, sensibilidad al contraste, deslumbramiento, percepción cromática y campo visual, entre otras.

El estudio revela que unos ocho millones de conductores en España circulan sin ver con nitidez las señales o marcas viales y tienen dificultades para calcular las distancias de seguridad, la velocidad de otros vehículos y, por ende, presentan alteraciones en los tiempos de reacción.  En este  sentido, los expertos señalan que los conductores con mala visión tienen tres veces más accidentes que el resto.

MIOPÍA E HIPERMETROPÍA

De esta forma, se ha observado que el 38% de los conductores presentaba dificultades de visión en situaciones de baja iluminación, lo que afecta a la capacidad de adaptación y reacción en situaciones como el amanecer o atardecer, además de complicar la conducción en condiciones climatológicas adversas.
"Los accidentes de tráfico nocturnos son los que registran una letalidad más elevada y el 27,5% de los siniestros en carretera se producen en conducciones de iluminación insuficiente. Sin duda, la conducción nocturna con mala visión es un claro riesgo ya que reduce la agudeza visual en un 70 por ciento y la capacidad de profundidad puede llegar a ser siete veces menor", ha apostillado el presidente de Fesvial y catedrático de Seguridad Vial de la Universitat de Valencia, Luis Montoro.
Además, prosigue, en condiciones de iluminación, el 14% también tendría dificultades, lo que supone la detección tardía de estímulos, mayor esfuerzo en la interpretación de las señales de tráfico o dificultad en al estimación de distancias o velocidad de otros vehículos.

DESLUMBRAMIENTOS

Respecto al deslumbramiento por otro vehículo, el estudio ha evidenciado que lo padecen con mucha o bastante frecuencia el 32,6% de los conductores, mientras que lo padecen el 15% a las salidas de los túneles. Además, el 44,2% de los conductores tarda más de 20 segundos en recuperar totalmente la visión central tras un deslumbramiento.
Ante esto, los expertos han recordado que a 120 kilómetros por hora, un tiempo de recuperación de solo 5 segundos significa recorrer 170 metros sin una visión correcta.
En relación a la campimetría, extensión del campo visual del ojo, el 23,5% de los conductores presenta deficientes, lo que supone "dificultades" para gestionar situaciones de tráfico como intersecciones, cambios de carril o adelantamientos.
Finalmente, los autores del estudio han destacado la importancia de estos datos, informando de que han creado un examen específico para conductores que próximamente se va a poder hacer en ópticas de toda España. Además, y gracias a un acuerdo con la Confederación Nacional de Autoescuelas, se va a incorporar en los libros un apartado específico sobre la importancia de la visión para concienciar a los nuevos y futuros conductores.