colegiacionessanidad ópticasformaciónAula Virtual COOCVconvenios colectivosadministracióninformación para colegiadosAcceso directo a Bonificaciones CuotaOfertas de ServiciosPago Cuota de Entrada

Las películas en 3D pueden provocar mareos, visión doble y desequilibrios en personas con pequeños problemas visuales

El COOCV recomienda que aquellas personas que sufran alguno de estos síntomas viendo una película en 3D, acudan a su óptico-optometrista para una revisión binocular, ya que pueden sufrir problemas visuales como las forias

La creciente popularidad del cine en tres dimensiones permite a los espectadores la posibilidad de ver las películas de una forma espectacular. Sin embargo, no todas las personas pueden disfrutar de esta técnica, ya que existen algunos problemas visuales bastante frecuentes, como la ambliopía y el estrabismo, que pueden impedir que ciertas personas disfruten del efecto 3-D.

La tecnología 3-D es muy similar a la técnica que utiliza nuestro cerebro para ver en relieve. Se basa en dos imágenes superpuestas que se proyectan sobre una pantalla. Cada ojo observa una de las imágenes y luego el cerebro del espectador las fusiona obteniendo una imagen tridimensional. Según los expertos, esta disociación de imágenes de la película puede suponer un esfuerzo adicional para el cerebro, que da instrucciones a la musculatura ocular para que la alineación de ambos ojos sea la correcta, permitiendo verlo bien. Pero si hay un problema latente, como es el caso de una foria, es posible que se manifieste visión doble, mareos, e incluso náuseas o desequilibrios en personas que estén de pie.

La importancia de la visión con ambos ojos (binocular)
Para entender por qué se manifiestan estos problemas es necesario comprender la importancia de ver bien con los dos ojos. La visión binocular es una capacidad innata del ser humano que nos permite ver el mundo en tres dimensiones, lo cual nos ayuda a calcular mentalmente las distancias o a situar los objetos en el espacio.
Cada ojo captura una imagen que se fusiona en el cerebro, obteniendo una única imagen en tres dimensiones. Para conseguirlo, es necesario que ambos ojos estén sincronizados y, para ello, los músculos del ojo deben trabajar juntos.

Principales problemas para ver en 3D
Si los ojos no trabajan sincronizadamente se produce una rotura en la fusión de las imágenes en el cerebro, esto se conoce como foria, es decir, un estado de relajación en el que los ojos pierden momentáneamente la coordinación de uno con el otro, manteniendo el estímulo visual, pero sin que exista integración en el cerebro. Se trata de un problema muy habitual que solemos compensar con la propia musculatura del ojo, que trabaja para que ambas imágenes coincidan.

En algunos casos, la musculatura no puede compensar este defecto y se produce una relajación total que conocemos como estrabismo. Esta alteración visual provoca que los ojos no miren a un mismo punto, es decir, que no trabajan de forma armónica y simultánea. En estos casos, la persona no es capaz de ver las películas en 3D, porque, de hecho, tampoco tiene visión en relieve habitualmente. Es similar, a lo que les ocurre a las personas sordas de un oído, que no pueden percibir el sonido en estéreo.

Tampoco puede haber visión estereoscópica o tridimensional, en aquellos casos en los que uno de los dos ojos no envía la información adecuada al cerebro. Esto se produce en personas que tienen ambliopía, también conocida como ojo vago. En esta caso, el cerebro trabaja con la imagen de un solo ojo, por lo que no se produce la fusión de las imágenes impidiendo la imagen tridimensional.

Por todo ello, el COOCV recomienda:
- Si siente algún malestar viendo una pelicula con tecnología 3-D es conveniente visitar al óptico-optometrista, ya que es posible que tenga un pequeño visión binocular (foria) que hasta ahora ha pasado desapercibido.
- Las personas que usen corrección óptica (gafas, lentes) deben utilizarlas debajo de las gafas de 3D, pero, si se tiene una foria, ésta se puede manifestar a pesar de llevar corrección.
- Es posible que durante los primeros minutos de la película sintamos un pequeño malestar, es el tiempo que los ojos necesitan para adaptarse. Cuando el cerebro entiende finalmente lo que está ocurriendo y la coordinación con la musculatura ocular se equilibra, es el momento de disfrutar de la película.

Magdalena de Castellón. El Vicepresidente de Cruz Roja, José Luis Tallón, reparte los dípticos entre los voluntarios

Magdalena de Castellón. El Vicepresidente de Cruz Roja, José Luis Tallón, reparte los dípticos entre los voluntarios