colegiacionessanidad ópticasformaciónAula Virtual COOCVconvenios colectivosadministracióninformación para colegiadosAcceso directo a Bonificaciones CuotaOfertas de ServiciosPago Cuota de Entrada

La venta indiscriminada de lentes de contacto sin control en Internet está disparando la aparición de alteraciones y daños oculares

En España hay más de 2,5 millones de usuarios de lentes de contacto.


En los últimos años ha proliferado la aparición de páginas web dedicadas a la venta de lentes de contacto sin ningún control profesional ni sanitario. Ante esta situación, muchos usuarios adquieren sus lentes en estas páginas web poniendo en riesgo su salud visual. De hecho, en los establecimientos sanitarios de óptica, se está detectando un incremento significativo de usuarios que llegan con irritaciones y molestias en los ojos que pueden provocar daños severos, debido al mal uso de lentes de contacto adquiridas en Internet.

Desde el COOCV recordamos que las lentes de contacto son un producto sanitario, por lo que es importante para mantener una buena salud ocular adquirirlas en establecimientos sanitarios de óptica y siempre bajo la supervisión de un óptico-optometrista. En este sentido, Vicente Roda, Presidente del COOCV, señala que “las lentes de contacto solo pueden ser vendidas en establecimientos sanitarios de óptica después de que un especialista haya realizado un examen exhaustivo de la visión del paciente, además el óptico optometrista será el responsable del seguimiento, mediante un protocolo de atención sanitaria, y de los consejos relacionados con la colocación de las lentes y su limpieza”.

Un estudio desarrollado en la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos, concluyó que los consumidores que adquieren sus lentes de contacto en establecimientos no autorizados no cumplen con las prácticas óptimas de limpieza y mantenimiento de las lentes, multiplicándose los riesgos y las anomalías oculares que el mal uso de las lentes de contacto lleva consigo.

Según Vicente Roda "si las lentes de contacto son prescritas, adaptadas y manipuladas adecuadamente, y sólo se usan de acuerdo a las recomendaciones del óptico-optometrista, el riesgo de daño en los ojos se reduce enormemente”.


Lesiones y alteraciones oculares detectadas

Entre las alteraciones detectadas en los establecimientos de óptica destacan las conjuntivitis, inflamaciones de la córnea, reacciones alérgicas, abrasiones en la córnea por un mal ajuste de las lentes de contacto y la reducción de la agudeza visual, que puede interferir en actividades diarias como leer o conducir. Además, en los casos más graves se han detectado queratitis microbianas, una infección poco frecuente pero grave, y úlceras en la córnea que pueden requerir de tratamiento oftalmológico y en los casos más graves, degenerar en una discapacidad visual.