colegiacionessanidad ópticasformaciónAula Virtual COOCVconvenios colectivosadministracióninformación para colegiadosAcceso directo a Bonificaciones CuotaOfertas de ServiciosPago Cuota de Entrada

Observar el eclipse de sol sin la protección adecuada puede provocar lesiones irreparables en la visión

Acudir a un establecimiento sanitario de óptica para recibir los consejos del óptico-optometrista garantiza disfrutar del eclipse con total seguridad


El próximo 21 de agosto se producirá uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares, un eclipse de sol que será visible parcialmente en algunos puntos de España.  

Este fenómeno, que no podremos volver a ver en nuestro país hasta 2026, conlleva importantes riesgos para nuestro sistema visual debido a la gran luminosidad del Sol y a la radiación ultravioleta (UV) que genera.  

Vicente Roda, Presidente del Colegio de Ópticos Optometristas de la Comunitat Valenciana, advierte que “siempre es muy arriesgado para la visión mirar directamente al sol y, por supuesto, también cuando observamos un eclipse, aunque tengamos la sensación de que no nos provoca molestias al estar oculto. Sin embargo, no somos conscientes de que cuando empieza a brillar de nuevo el sol y la pupila está dilatada, la retina puede sufrir daños de forma temporal o permanente, en función de la intensidad de luz recibida y del tiempo de exposición”.  

Además, Vicente Roda recuerda que “hay que prestar especial atención a los niños, ya que sus ojos son más sensibles a las radiaciones ultravioletas. También deben de extremar las precauciones las personas con problemas de visión, y aquellos que hayan consumido alcohol o drogas, debido a que corren un alto riesgo por la dilatación de las pupilas”. En este sentido, el Presidente del COOCV, señala que “si aparecen molestias oculares, una mancha en el centro de la mácula o se nubla la visión, hay que acudir inmediatamente a los servicios de urgencias oftalmológicas”. 

QUÉ NO DEBEMOS HACER DURANTE UN ECLIPSE DE SOL 

Como regla general, nunca debemos observar el Sol directamente: ni a simple vista, ni con gafas de sol, ni con ningún instrumento, ni con filtros solares que no estén destinados a ese fin. 

No utilizar nunca instrumentos o procedimientos caseros, tales como radiografías, negativos fotográficos, cristales ahumados o los diversos inventos que podemos encontrar en internet.  

No es seguro observar el eclipse con gafas de sol, ni a través de una cámara, un telescopio o binoculares, sin incorporar un filtro solar adecuado. Además, no hay que utilizar nunca gafas para eclipse con ninguno de estos objetos, porque la concentración de rayos solares puede dañar el filtro y afectar directamente a los ojos. 

FORMAS SEGURAS PARA DISFRUTAR DEL ECLIPSE 

Las gafas de eclipse adquiridas en establecimientos de óptica están especialmente diseñadas para disfrutar de este fenómeno, aunque en ningún caso se recomienda su utilización durante más de 30 segundos seguidos. 

Las denominadas “gafas de eclipse” tienen que estar homologadas para la observación solar (índice de opacidad 5 o mayor), prescritas por un óptico-optometrista y deben siempre ser utilizadas siguiendo al pie de la letra las instrucciones para su uso adecuado.

En la actualidad podemos encontrar anuncios de gafas de eclipse en un gran número de establecimientos y páginas web, sin embargo, la única garantía de calidad de estas gafas y de seguridad total para nuestro sistema visual la encontramos en los establecimientos sanitarios de óptica, donde además encontraremos al óptico-optometrista, como profesional encargado de la atención primaria de la Salud Visual, que nos aconsejará sobre la mejor solución para ver el eclipse sin correr ningún riesgo. 

Para aquellos que ya tienen unas gafas de eclipse, deben de tener en cuenta que estas no tengan más de tres años, ya que posiblemente no cumplen el actual estándar de seguridad y por lo tanto no hay que usarlas. 

El eclipse de Sol se puede contemplar de forma más segura observando su imagen proyectada a través de los agujeros realizados en una cartulina creando una cámara oscura. Por ejemplo, la imagen conseguida sobre una pared o un techo, con un espejo plano cubierto enteramente con un papel, al que se ha recortado un agujero de menos de 1 cm de diámetro. No hay que observar nunca la imagen del Sol en el espejo, hay que mirar solamente la imagen proyectada.  

La opción más segura es seguir el eclipse a través de alguna de las diferentes páginas web que van a retransmitir este fenómeno.